Está navegando en la edición del Domingo 19 de Agosto del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Mosaico

CONTRAPUNTEO: Cabello rizado

MICHELLE DE SEDAS///YO OPINO ASÍ

19/08/2012 - ¡Liso, liso, lo quería liso! Por muchos años viví pensando que mi cabello rizado había sido resultado de mala suerte en la lotería genética, una real estafa de la naturaleza. Entre moños apretados, innumerables blowers y más adelante procesos químicos para alaciar el cabello permanentemente, me desviví tratando de ocultar mis rizos. Esto era impulsado por una gran inconformidad y una arraigada creencia de que mi cabello al no ser lacio y sedoso era considerado malo, feo y problemático.

Hace dos años me dije a mí misma: “¡Ya Basta! ¿A quién engaño? ¡No quiero seguir mintiendo y negando mi naturaleza!”. Le puse punto final al abuso del blower y a todo tipo de tratamiento químico para alaciar permanentemente el cabello. Empecé a leer y educarme sobre el cuidado del cabello rizado y me decidí a emprender el proyecto de restaurar, aceptar y cuidar mis rizos.

No hay varita mágica que en un dos por tres restaure años de abuso al secador de cabello, planchas y tratamientos químicos. Recuerdo un consejo que recibí durante la transición de mi cabello químicamente tratado a mis rizos naturales; “piensa en esto como un proyecto, va a tomar un tiempo, y debes ser paciente”. ¡Cuánta verdad había en tal consejo! Mucho tenía que aprender sobre las necesidades específicas del cabello rizado.

Creo que uno de los mayores errores al manejar el cabello rizado radica en el tratar de lavar, cortar, peinar y estilizar el cabello rizado de la misma manera que se haría con el cabello lacio. Es importante entender las particularidades de este tipo de cabello y así ajustar la rutina de cuidado. Al día de hoy, mis rizos han crecido sanos, fuertes y brillantes, he aprendido técnicas para reducir el frizz y mantener mis rizos definidos (sí, incluso con la abrumadora humedad de mi querida Panamá).

Desde entrevistas laborales a bodas, llevo mis rizos feliz y segura a todo tipo de lugar o evento. He hecho las paces con mis rizos y también conmigo misma; creo que más allá de la parte estética, es sumamente importante la autoaceptación.

No se trata de que uno sea mejor que el otro, ya que ambos tienen el potencial de estar sanos, brillantes y verse magníficos. Se trata de aceptarnos y estar felices con quién verdadera y naturalmente somos.

(La autora es bloguera de estilo y coautora del blog mividarizada.com)

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES