Está navegando en la edición del Lunes 24 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Nacionales

Gastronomía decembrina

Viandas navideñas con sabor a Chiriquí

Utilizando solo productos naturales, los chiricanos preparan las comidas con las que esperan la Navidad.

FLOR DEL ROSARIO BOCHAREL
nacionales@prensa.com

24/12/2012 - La gastronomía navideña en la provincia de Chiriquí es variada. Pernil asado con jugo de naranja agria, arroz con guandú negrito, tamales, ron ponche y otras viandas regionales hacen las delicias de grandes y chicos durante las fiestas decembrinas.

Lo curioso es que, para preparar estas viandas, los lugareños afirman que solo utilizan especias nativas, evitando, en su mayoría, productos industrializados.

Dioselina Lezcano Caballero, instructora de cocina, explica que los platos preferidos por los chiricanos para esta ocasión son el arroz con guandú, el arroz con pollo con ají criollo, que se cosecha en cualquier patio, así como el arroz con vegetales, por la gran variedad de legumbres que se producen en la zona.

PREPARACIÓN

Lezcano manifestó que en Chiriquí los tamales de maíz nuevo no se preparan igual que en el resto del país, “porque acá la masa se sazona solo con ají criollo y culantro”.

Para darle un toque más de autenticidad, en algunas casas preparan el llamado “seren”, que no es más que una sopa de maíz nuevo, con apariencia cremosa.

Esta, explicó la instructora, se prepara raspando el maíz, luego se muele, se cuela, se cocina y se guisa como si fuera un tamal. Aparte se prepara la carne, ya sea de pollo o puerco, con una salsa o guisado también especial.

Al preparar el pernil para asarlo, lo hacen con jugo de naranja agria y mucho ajo, y en vez de llevarlo al horno lo colocan en una olla de hierro que ponen sobre un fogón.

Aunque esta preparación toma tiempo, Lezcano asegura que los resultados son los mejores, porque la naranja agria le da un sabor especial.

De postre, y como en esta provincia abunda la piña, en vez de dulce de frutas preparan un volteado de piña, y en el fondo del molde del pastel le colocan raspadura, “dándole así un color y un sabor exquisitos”.

Lo más importante al momento de preparar las viandas, sostiene la instructora de cocina, es que en cada casa no se miden las porciones, porque como la tradición de los amigos y vecinos es ir de casa en casa pasada la medianoche, se les brinda algo de comer.

Cuando a los visitantes los sorprende la luz del día, entonces se prepara un sancocho de gallina de patio, para levantar el ánimo.

PAN NAVIDEÑO

Al hacer sus roscas de pan, Eduardo Espinosa mantiene el legado que le dejara su padre, Eduardo Davis Espinosa, que con solo un tercer grado de escolaridad llegó a administrar la panadería La Suprema, ubicada en la ciudad de David.

Espinosa detalla que para preparar las roscas de pan la receta es básica, pero que en el proceso se le agregan otros ingredientes que las hacen diferentes, “pero utilizando elementos naturales, sin ningún tipo de químicos”.

Agregó que “ las roscas decoradas las hacía mi padre, y le tomaba mucho tiempo, pues les hacía hojas y flores. La experiencia que tenía era tanta, que con solo tocar la mesa sabía cómo crecería la masa, y en qué tiempo”.

Adujo que en esos tiempos los hornos eran artesanales, de piedra; no había termómetros para medir el calor, por lo que su padre metía el brazo dentro del horno, contaba hasta cierto número y si se pasaba significaba que el horno estaba muy frío o, de lo contrario, es que estaba muy caliente.

Por ello, señaló que preparar las roscas para este tiempo navideño es como un homenaje a la memoria de su padre, además de que es grato compartirlas con sus familiares, amigos y vecinos.

Igualmente, detalló que para Año Nuevo prepara una de esas roscas de pan, que va saliendo del horno casi a la medianoche, y la degusta con su familia, acompañada de una taza de chocolate.

Cuando está preparando el pan, el aroma recorre varias cuadras de la barriada donde reside, por lo que ha enseñado a varios vecinos a preparar la receta, aunque se lamenta de que solo uno continúa con la actividad.

Y así, mientras el espíritu navideño recorre las densas montañas chiricanas, en cada pueblo y en cada casa, con gran fervor, se recibe con ricas viandas el nacimiento del niño Jesús.


Alex
Hace 1 ao

Feliz navidad Chiriquí, pero disfruten esos riquísimos platillos con límites: los accidentes, el aumento de peso nocivo y los "descuidos" al disfrutar tienen consecuencias.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES