Está navegando en la edición del Domingo 26 de Febrero del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

CRÍTICAS AL GOBIERNO

¿De quién es la culpa...?: César A. Tribaldos G.

César A. Tribaldos G.
opinion@prensa.com

26/02/2012 - Durante las últimas semanas hemos escuchado una cuña en casi todos los medios de comunicación social, en la que se acusa a esos medios de ser los culpables de las malas noticias que le causan daño al país y a la imagen del Presidente de la República, olvidándose el autor y financista de esa millonaria campaña que los medios redactan esas noticias a partir de hechos comprobables que se registran en el país, y luego los transmiten o divulgan.

La buena o mala imagen no se compra. Es a través de actos que se gana la credibilidad y el reconocimiento de la población, y aunque se gasten 10 millones, 20 millones o 45 millones de dólares tratando de vender un producto que no llena las expectativas, es por gusto, nadie lo va a comprar. Eso es algo básico en mercadeo y un empresario o comerciante exitoso debería saberlo.

Además, aunque se acuda ante 1, 5 o 13 notarios y, frente a todos los medios de comunicación, para decirle al público consumidor que su producto es bueno y que, de consumirse, no hará el daño que se comenta o sospecha puede causar, nadie lo creerá porque en muchas otras promesas no se cumplió.

La razón por la que se compró, masivamente, el producto original era porque se prometía que de comprarlo haría los cambios que el consumidor esperaba; como acabar con la corrupción y con aquellos que salían millonarios, a pesar de entrar limpios; que no se permitiría una sala quinta, porque le daría demasiado poder al presidente; que era necesario salirse del Parlacen para eliminar la impunidad; que se acabaría con la persecución político administrativa, se mejoraría la seguridad ciudadana, se bajaría el costo de la vida y se eliminaría a los mercaderes, oportunistas y políticos corruptos que antes utilizaban su cercanía al poder para beneficio propio.

Se ha perdido la credibilidad en el producto; los consumidores están decepcionados porque no ha llenado la mayoría de las expectativas prometidas. Para que un producto se venda, tiene que cumplir o sobrepasar todas las promesas realizadas. Una vez se perciba que no llena las expectativas, los consumidores, poco a poco, lo dejarán de comprar, a pesar de la más agresiva campaña publicitaria que se haga para tratar de vender las otras bondades que ofrece. El consumidor deja de creer y comprará aquel producto que cumple sus promesas, aunque el producto malo amenace con sacarlo del mercado a través de actuaciones ilegítimas, típicas de la competencia desleal.

Se puede impedir que otros productos competidores salgan al mercado, para tratar de imponerle al consumidor “su verdad”. Sin embargo, sabemos que el consumidor solo comprará el producto que llene todas sus expectativas, en este caso, que cumpla con las promesas que han de garantizar el fortalecimiento del sistema democrático, el imperio de una justicia independiente y el respeto a todas las libertades por las que muchos panameños lucharon. Máxime, cuando existe la experiencia anterior de otro producto similar –hoy depositado en un área restringida–, que trató de imponerse a la fuerza, por lo que fue rechazado por más del 70% de los consumidores en las elecciones de 1989, a pesar de mantener cerrados los medios de comunicación independientes.

Señor publicista, dígale a su cliente que haga las mejoras que espera el consumidor, porque a pesar de echarle la culpa al mensajero, el problema está en el producto.


Sandokan
Hace 2 aos

El gobierno de Martinelli es una lata de atún podrido cuya fecha de expiración ya pasó. Será el único presidente después de la invasión cuyo mandato de cinco años no llegará a completarse.

Fulanito
Hace 2 aos

El vendedor siempre tratará de "vender" su producto en "su" lenguaje, pero los compradores sólo lo "comprarán" en el de ellos. Quien vive de ilusiones muere de desengaños.

Imparcializado
Hace 2 aos

Si la cuña dice que fuimos nombrado el destino #1 del NYT y ¿Como es posible que a la vez cortan las comunicaciones en un area del país porque si?. Dicen una cosa pero ellos mismos del régimen lo destruyen con sus acciones. El producto por el cual votamos, era puro empaque lindo, porque ya esta podrido, vencido, envenenado y para colmo de males es casi imposible de devolver, cambiar o hasta reclamarle garantía.

templario9001
Hace 2 aos

En Panamá el enorme problema de los casos de corrupción es que nunca son delitos en solitario.... esto no es un caso que un chofer se robó unos cheques o una paca de billetes. El problema es que siempre está metido un funcionario "jefe" de algún departamenteo que da algún permiso especial y la otra parte involucrada es alguna empresa o de minería, hidroeléctricas, bienes y raíces, etc, etc... que son propiedad de nombres importantes de la sociedad istmeña. Cuándo por ejemplo este diario u otro descubre las irregularidades, como por ejemplo que un abogado firmó permisos para regalarle a una empresa propiedad sobre un área que no se puede regalar como manglares, rellenos en paitilla, etc, etc... entonces el ricachón dueño de esta compañía beneficiada por o la corrupción o peor ignorancia de este funcionario público se empieza a poner nervioso y mueve todos sus contactos para que este funcionario o funcionaria no hable que dá como resultado...... tadaaann.... la liberación de este tonto y codicioso funcionario con la garantía para el empresaurio de que no va a hablar.... y por eso nunca vemos condenas en casos que serían realmente fáciles de comprobar.

PATRIOTA
Hace 2 aos

Lo unico bueno de la cuña es que te exhorta a felicitar a tu hermano panameño y que le des un beso a tu madre... aunque no deja de sonar como lloriqueo y pataleo de ahogado, simplemente afirma el mandatario que la mala publicidad es su telon de aquiles y que tiene miedo....

Uther Pendragon
Hace 2 aos

muy buen uso de la analogía, señor tribaldos...lo malo es que esos millones que se desperdician en propaganda política a favor de y por gastón mentirelli, salen, ultimadamente, de nuestros bolsillos...---¿no habrá alguna forma de demandar que reintegre esos fondos públicos mal utilizados?.---¿no cabrá aquí la fórmula de peculado de uso? ---¿o tal vez la de comisión de un delito electoral?

Leonardo
Hace 2 aos

El producto perdio su credibilidad. Mentirelli, por favor, quita esa propanganda que me dan nauseas. Eres el peor producto que tenemos en la Presidencia. SEGUIRAS COMO LO DICE EL TANGO: CUESTA ABAJO EN LA RODADA. LO DEJO DE ESE TAMAÑO.

Tassh
Hace 2 aos

el problema es q algunos de los q critican al gob les agrada la oposicion sin darse cuenta -o no lo quieren hacer por conveniencia- es q no hay de ningun lado algo q sea bueno porq todo esos "sabe lo todo" son la misma porkeria, oporunistas del carajo, mira al tgal carles ese... doble moral..

templario9001
Hace 2 aos

Como todo en este mundillo político, los publicistas y "asesores" han convencido a los políticos de que los votos se ganan con publicidad barata, incoherente y sin sentido... nada más lejo de la realidad...

Maria Luz
Hace 2 aos

Yo creo que aunque mejoren la calidad del producto que nos han vendido, ya el daño esta hecho y ese producto ya no levantara sus ventas y no solo no levantara sus ventas, sencillamente no las podrá seguir vendiendo, ya se creo su mala fama. Si hay algo que no se perdona es la publicidad engañosa. Y un pedido al Presidente...ya por favor quite esa cuña, no la soporto, ya nos tiene empalagados, todo en exceso es malo
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES