Está navegando en la edición del Martes 18 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

CULTURA

No necesitamos gobiernos de turno: Agustín Clément

Agustín Clément
opinion@prensa.com

18/12/2012 - La temporada teatral 2012 culmina este 23 de diciembre. El teatro comunitario Guild, en Ancón, presentó seis obras en inglés y el circuito comercial presentó 55 obras en los teatros Aba, En Círculo, La Quadra, Nacional y en algunos bares de la localidad. Así como lo leyó: Obras de teatro en bares. Quizás usted piense que regresa el gustado formato de café teatro, pero yo lo atribuyo a que no hay suficientes salas. Para información general, si usted quisiera montar una obra de teatro en 2013, ya todas las salas están reservadas, incluso algunas para el primer trimestre de 2014. No se hace más teatro, porque no hay más salas en la ciudad de Panamá. Eso es una realidad.

Ahora, para un país de 3 millones 400 mil habitantes y un área metropolitana de 1.2 millón de personas... 55 obras de teatro entre comedias, musicales, dramas e infantiles ¿Es bastante no? Los teatristas le damos variedad al público. En otros países un solo teatro tiene en cartelera hasta cuatro años la misma obra. Aquí no. El volumen de gente no da para tanto. Así que el exigente público puede ver cada mes entre tres y cuatro propuestas diferentes, igual que sus hijos. Un aproximado de 250 mil personas asistió al teatro este año. 250 mil personas, que se pusieron bonitas, se peinaron, vistieron, gastaron gasolina y luego fueron a cenar, desayunar chino o almorzar. Los teatristas estamos moviendo la economía también, no somos ni de cerca limosneros pidiéndole al gobierno de turno que nos de una “ayudita” para poner en el escenario nuestro trabajo. Es al revés. Le tocó al Inac pedirle a los productores del musical panameño Mi Lugar Favorito que les cotizaran para llevarlo de gira al interior. Imagínese. Como no somos de la hermosa familia del ballet panameño, los ojos del Inac no están puestos en nosotros. Y ojalá no tenga que llegar un director(a) que sea teatrista para que esto pase. Cualquier artista o gestor cultural, músico, poeta o loco debería ver el teatro como una herramienta transformadora de sociedades o como una medicina contra la violencia. Para mí, es el arma perfecta para herir de muerte a los políticos corruptos. Ellos, obviamente, no se han percatado, porque nunca van al teatro y ni se enteran de lo que decimos de ellos y lo cierto es que no los extrañamos.

Aunque no necesitamos de este ni de otro gobierno para que el teatro siga creciendo, sí me preocupan cosas como la siguiente. El Inac se escandalizó con la muestra francesa que participó en el V Festival de Artes Escénicas (FAE12), porque incluía desnudos. ¡Horror! Cuerpos desnudos en un teatro. ¿Dónde se ha visto tal desfachatez? Qué decadencia e inmoralidad. Semejante falta de gusto en un país cristiano como este. Y no solo se escandalizaron, mandaron una carta al organizador del evento diciéndole que era intolerable ese tipo de “inmoralidades” en nuestro terruño. Ya se imagina usted las caras de asombro y burla de los europeos al recibir la noticia. “Estuvimos en Macondo”, dirían. ¿En serio esta gente dicta políticas culturales? Imagino que pondrían paños de tela negra a los desnudos que alberga el inmoral Museo de Louvre en París.

También vale la pena recordar cómo censuraron la portada del libro A por ellos, pieza teatral ganadora del Concurso Literario Ricardo Miró 2011 del dramaturgo panameño Winnie T. Sittón, porque aparecían dos monjitas, una de ellas sosteniendo un cigarrillo con la mano. También habría que aclarar que la obra trata de dos monjas revolucionarias que luego de una revelación divina, deciden descabezar a la Iglesia católica. Sí, esa misma, la de las monjas con lentes oscuros. Pues el Inac “photoshopió” el cigarrillo de la portada, imagino que por inmoral también. Que no caiga en sus manos el afiche de La Dolce Vitta de Fellini donde Marcelo Mastroianni tiene un cigarrillo en la boca. ¡Qué vulgaridad!

Y aún no contentos con la desaparición del cigarrillo de la monjita, se atreven a poner que la obra fue escrita por Roberto Quintero. ¡Por Zeus! ¿Quién es Roberto Quintero? Lo sabrán ellos allá dentro. Todo el que es teatrista en este país, conoce a Winnie T. Sittón, así como conocemos a Tristán Solarte, Rogelio Sinán o Jorge Thomas. ¡Sí! le negaron arbitrariamente al autor el uso del seudónimo con el que escribe desde siempre. Imagino que amparados bajo la dirección suprageneralísima de asuntos jurídico-legales-macro-intestinales o quién sabe qué otro artilugio interinstitucional de servidor público. Vaya farsa. ¡Vaya gente! Vaya “burrocracia”.

Y mientras termino de escribir este artículo me sigo preguntando ¿Cómo es posible que se piense hacer una efigie gigante de la virgen María so pretexto de que es algo turístico y cultural, cuando en Panamá no existe un solo teatro en nuestras provincias? El interior pide a gritos que le llevemos teatro y no tienen dónde albergarnos. No hay teatros municipales, estatales y menos privados. Solo en verano se les puede llevar, al viejo estilo del circo, obras para ser montadas en estadios, esquinas de parques o lotes baldíos usando micrófonos y costosos equipos de sonido cuando en un buen teatro basta la voz de un gran actor o actriz para ser escuchado hasta la última fila.

Seguiremos nuestro camino como hasta ahora, solo con el cariño y el apoyo de los panameños y extranjeros que aquí residen, quienes aman el teatro, nuestro público. Su asistencia y sus aplausos hinchan nuestros corazones de alegría y nos demuestran que nosotros sí que vamos bien. Feliz 2013. @agusclement


Lucía C
Hace 1 ao

Es cierto, el teatro está moviendo la economía. Además está moviendo la educación y la cultura, cosa que no hace el INAC. Estas babosas están deleitándose con el Cascanueces eurocentrista, mientras ni ellas consiguen formarse en asuntos de cultura. Y aquí los del call-center de camacho, dan su muestra de ignorancia con el tema de los desnudos, mientras su prole se menea al ritmo del reguetón. Doble moral...

Fer
Hace 1 ao

tienes razon, el inac debe contratar a ratzinger, a torquemada y escriva de balaguer para que dirija la politica cultural del pais. Defender la familia? que familia? si me crio una vecina como su hijo no es familia?El desnudo es pornografia? tu lo que estas es prejuiciado y tienes la mente llena de basura prejuiciosa, no puedes ver mas alla de tu sucia mente prejuiciada, entra al siglo XXI

brujildo
Hace 1 ao

Me gustó su artículo! El Atlapa podrían convertirlo en varias salas de teatro no? para qué venderlo?

Santiago.Munoz
Hace 1 ao

Seguramente al autor de este artículo le fascinaron los desnudos teatrales, pero se sintió muy triste al ver que todo no terminó en una orgía homo... que se haga teatro decente !!! Los del INAC tienen que ponerse firmes y defender a la familia, a papá y a mamá, y no ceder ante los que quieren corromper las mentes de los panameños con vulgaridades puestas en escena.

Fer
Hace 1 ao

si ponen una efigie gigante de la virgen pisandole la cabeza a la ciencia, la razón y la cordura, ahi nadie se va a oponer. Lo que escribes es totalmente cierto y no hay manera de desmentirte, lastimosamente aqui en este país la cultura teatral se cree que es para los viejos, los gays y los aburridos, en otros paises las salas las abarrotan todos los dias.

camilos
Hace 1 ao

Agustín, me gustó tu artículo. Debemos hacer mucho más para que el teatro (no "tiatro", como dicen algunos panameños, maltratando al idioma) sea parte de nuestra cultura y educación. Me gusta el teatro, y disfruto las comedias. Por fortuna, en Panamá contamos con muy buenos actores, algo que no sucede en la pantalla chica. (En tono de chiste), debe ser porque muchos connacionales confunden el cine con el teatro. (El aparato para ver películas en casa se llama cine en casa)

Melk
Hace 1 ao

Muy buen artículo. Felicidades

ferispan
Hace 1 ao

Buen articulo. Hasta me ha hecho reír

Rey Negro
Hace 1 ao

Felicidades y sigan adelante. Cuentan con el apoyo de la masividad de gente que colma sus salas.

templario9001
Hace 1 ao

siempre disfruto el artìculo del señor clement.. su sorna e ironìa me hacen reìr bastante.. en contraste con la estupidez reinante en las altas esferas del poder de este paìs...
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES