Está navegando en la edición del Miercoles 3 de Abril del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Opinión

EN ESPERA DE RESULTADOS

Reflexiones y propuestas frente a la crisis de Mi Bus: Alberto Gil Picota B.

Alberto Gil Picota B.
opinion@prensa.com

03/04/2013 - Por las penalidades vividas con el anterior sistema de los “diablos rojos”, el pueblo panameño se merece que la empresa Mi Bus asegure el cumplimiento de su misión y obligaciones corporativas. Por ello, he decidido compartir las siguientes reflexiones con la esperanza de que ayuden a entender y a buscar solución a este delicado tema.

En primer lugar, esa empresa debe considerar que su responsabilidad no se agota con declaraciones unilaterales de que ha cumplido el contrato suscrito con la nación. Una empresa únicamente cumple cuando satisface a sus clientes.

Su portal podría juzgarse un global signo de modernidad, empero, destacar que han tenido dificultades porque ignoraban las dimensiones de algunas vías, amén de que la construcción de infraestructuras en la urbe capitalina ha agravado la circulación de sus más de mil autobuses, revela una falta de oficio monumental.

¿Cómo pudieron asumir compromisos y exigencias técnicas sin haber consultado estos hechos?

Todos fincábamos grandes esperanzas en el monopolio por venir. Sus pregonadas experiencias en otras latitudes –Colombia y Chile– hacían suponer competencia. Sin embargo, a esta hora, estamos viendo prácticas que dejan mucho que desear en materia de gestión.

Si el recurso humano es el verdadero capital de una empresa, la pregunta es: ¿por qué se dan altos índices de rotación entre los conductores? La imagen mediática es que esto se reduce a un esquizoide desencuentro entre asalariados y ejecutivos.

Si los representantes hubiesen prometido, como hizo Winston Churchill con Inglaterra al enfrentarse al peligro nazi, al decir que “solo puedo ofrecerles sangre, sudor y lágrimas”, los usuarios no estarían sorprendidos. El caos y sufrimiento vividos serían entendidos como imperativos de la modernización del transporte en ciernes.

Mi Bus aduce que su parque actual, en función del contrato, es de mil 200 autobuses. La pregunta es: ¿cómo establecieron que esa era la proyección de vehículos requerida? Y si la estimación es correcta, ¿a qué se deben los recurrentes baches en el servicio, en momentos críticos?

Han puesto de rodillas a un Gobierno que ya no sabe qué hacer con Mi Bus.

Con bombos y platillos, el Gobierno vendió a esa empresa como una idílica panacea, como uno de sus proyectos imperdonables. Ahora, sus responsables o directivos deberían ser consecuentes. Para empezar, deben atender lo que hace unos días le señalaran los gremios empresariales.

Mi Bus ha logrado superar a los “diablos rojos”. Una precoz resistencia ciudadana ya pide su cabeza. Sin embargo, todavía puede testimoniar que no es una simple intención que nos arrimó al infierno. Todavía puede hacer valer su palabra y demostrar que es un consorcio moderno.

En la historia de Panamá se han generado casos que contradicen el lugar común de que “lo que mal empieza, mal termina”. El Canal de Panamá empezó con mal pie con el fracaso francés, pero fue superado con el éxito estadounidense. La lección es de sobra conocida.

Un clima organizacional tóxico nada más puede generar toxinas. A punta de valores y buena gerencia, Mi Bus debiera probar que es un consorcio viable.

Y como diría Alvin Toffler, sean: ¡Bienvenidos a lo que queda del siglo XXI!


Forrest Gump
Hace 1 ao

Pésimo sistema de buses, promesa incumplida por falta de planificación. Si el metro viene igual nos van a dejar un país en crisis de transporte.

Alienus
Hace 1 ao

Con la desorganización estatal en materia de tránsito vehicular es muy difícil que haya buses cada 15 o 20 minutos, por más que Mi Bus ponga más unidades es un problema grave la precariedad de las calles y avenidas panameñas que están en estados deplorables. Eso es un factor en contra del transporte público de pasajeros.

yiyo
Hace 1 ao

ese disparate se lo he leído multitud de veces aquí. díganle a camacho que les actualicen sus consignas, que ya dan pena ajena.

Alienus
Hace 1 ao

Ningún sistema de transporte es malo, el problema es la sociedad panameña que tiene un retraso socio-cultural y educativo-escolar de más de 40 años y está acostumbrada al rigor del palo policial. En panamá todo es multa para cualquier cosa pero jamás educar al pueblo con buenas costumbres cívicas como por ejemplo botar la basura en lugares apropiados y cederle el asiento del bus a una embarazada o una anciana... Falla la educación en panamá, la educación cívica.

yiyo
Hace 1 ao

y su problema es que es ud. un retrasado mental, que debe repetir el mismo guión que le mandan sus jefes, una y otra vez en este diario. busque algo mejor que hacer, sea más original, o devuélvase a su patria.

yiyo
Hace 1 ao

Si bien la empresa mibus tiene deficiencias internas por resolver, en mi opinión no es la principal culpable del problema. Eso recae casi en su totalidad en la attt, quien debió aprovechar esta coyuntura para rediseñar las rutas troncales de buses y coordinar la construcción de centros periféricos de trasbordo de pasajeros, al menos en san miguelito y en Panamá este, alineados con futuras estaciones del metro de Panamá.

yiyo
Hace 1 ao

La simplificación de las rutas troncales y la adición de las alimentadoras debería reducir las aglomeraciones en las paradas, ya que uno no tendría que esperar un bus específico, sino tomar el metrobus troncal mas cercano a mi destino, o en su defecto, hacer trasbordo hacia la línea secundaria, transversal, o alimentadora de mi mayor conveniencia. El error básico del gobierno cd fue pretender que podían funcionar los nuevos metrobuses, sobre el mismo sistema obsoleto de rutas.

ichiro 6
Hace 1 ao

El cambiar el gobierno el servicio de los Diablos Rojos a los autobuses con mejor comodidad no era para que el pueblo se viera afectado peor podemos ver que los únicos responsables de este caos ha sido la Empresa Mi Bus que no ha sabido tener el mejor manejo con eficiencia para el usuario.

ichiro 6
Hace 1 ao

Pienso que la crisis que se está viviendo hoy en día con el servicio que está brindando la Empresa Mi bus a los usuarios es la más incómoda pero sabemos que el gobierno está interviniendo para que se le dé soluciones a esta polémica lo más ante posible para no seguir afectando más al pueblo.

ernesto07
Hace 1 ao

es lo q pasa cdo complicas adicionalmente lo q ya es complicado: darle a una sola empresa privada y de cap extranjero en monopolío el servicio, es una receta para el fracaso: hay qeu licitar rutas, ajustar el equipo a las condiciones de la ruta en cuestión, y controlar comparativamente la calidad del servicio, entre usuarios y estado, con reglas antioligopolio.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES