Está navegando en la edición del Martes 3 de Septiembre del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

Manejo de la política exterior

Entre el acierto y el riesgo

El Gobierno de Panamá a través de la Cancillería rechazó de manera ´enérgica´ el uso de armas químicas por parte del Gobierno de Siria.

Isidro Rodríguez
irodriguez@prensa.com
INTERVENCIÓN. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, analiza una eventual intervención en Siria por el supuesto uso de armas químicas. LA PRENSA/ REUTERS/Hamid Khatib.

03/09/2013 - La posición del Gobierno de Panamá en torno al conflicto bélico en la República Árabe de Siria ha generado posiciones encontradas entre expertos en relaciones internacionales que consideran que se debió mantener la política de neutralidad, y diplomáticos que la califican de acertada.

El pasado viernes, mediante un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, el Gobierno de Panamá repudió el supuesto uso de armas químicas en Siria e instó a la Corte Penal Internacional en La Haya a investigar si hubo “posibles delitos de lesa humanidad”.

“El empleo de armas químicas en la evolución del conflicto sirio es repudiado de manera enérgica por el Gobierno de Panamá porque viola en forma clara la Convención sobre la prohibición del desarrollo, producción, almacenaje y uso de armas químicas, y sobre su destrucción”, asegura el comunicado.

El gobierno del presidente, Ricardo Martinelli, considera que “Siria debe cooperar en todo el proceso de investigación que adelanta el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Panamá apoya las medidas punitivas que se adopten, de comprobarse la responsabilidad de Siria”, agregó.

´Debemos ser neutrales´

Sin embargo, el profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad de Panamá y exembajador de Panamá en Suecia Cecilio Simón English manifestó que es un desacierto haber tomado una posición en este tema, porque Panamá debe mantener su neutralidad por su posición geográfica y el Canal.

El exembajador sostuvo que el pronunciamiento del Gobierno panameño demuestra que su política exterior va de acuerdo a criterios de coyunturas y no a una política a largo plazo. “Son salidas coyunturales. No existe una política exterior y por lo tanto se cometen desaciertos”, dijo English al recordar la situación generada en octubre de 2012, cuando el presidente Martinelli durante una gira por Japón tomó partido en el conflicto de ese país con China por la soberanía de las islas Diaoyu (China) o Senkaku (Japón), provocando la ira de Beijing.

Por su parte, el abogado internacionalista Julio Berríos opinó que Panamá debe abstenerse de manifestar su apoyo a cualquiera de los bandos envueltos en el conflicto de Siria. “Panamá es un país muy pequeño y tenemos un canal que proteger, y la mejor manera de protegerlo es asumir una posición de neutralidad. No podemos andar metiéndonos en asuntos que pueden rebotarnos como un bumerán”, dijo.

Según Berríos, Panamá debe conservar una política estricta de neutralidad.

El jurista también criticó el manejo de la política exterior por parte del Gobierno. “Cuatro cancilleres improvisados han hecho que la política exterior del país haya quedado desecha en pedazos. Aquí se hace lo que Estados Unidos quiere... Los amigos y enemigos de Estados Unidos no tienen que ser los nuestros. Nosotros debemos conservar una política de amistad con todas las potencias del planeta...”, consideró.

Entre tanto, el internacionalista Julio Yao opinó que el Gobierno actuó de forma apresurada, porque debió ser cuidadoso de no comprometer a Panamá innecesariamente. “Se tiende más a expresar intereses políticos que mantener una actitud de derecho”, puntualizó.

´FUE ACERTADO´

El exembajador de Panamá en Washington Eloy Alfaro calificó como acertado que el Gobierno se manifieste en contra del uso de armas químicas, aun cuando no haya confirmación concreta de que fueron utilizadas por el Gobierno de Siria. “La utilización de armas químicas viola el derecho internacional”, acotó.

Añadió que es acertado que el Gobierno haga un llamado a Siria para que coopere con la investigación que está haciendo Naciones Unidas.

No obstante, Alfaro dice que le parece arriesgado que Panamá de manera anticipada apruebe medidas punitivas sin conocerlas y que pueden o no ser adoptadas por Naciones Unidas de acuerdo con el derecho internacional.

“Panamá no tiene por qué aprobar medidas punitivas que no conoce, menos aún si no van a ser adoptadas por Naciones Unidas. Panamá debe ser muy discreta por la obligación de neutralidad del Canal de Panamá de no inmiscuirse en situaciones que puedan perjudicar el régimen de neutralidad del Canal”, afirmó Alfaro.

Mientras que el exembajador de Panamá en la Organización de Naciones Unidas Ricardo Alberto Arias consideró como acertada la posición de Panamá sobre el uso de armas químicas, porque se viola el derecho internacional.

Arias indicó que Panamá debe asumir la posición de respaldar lo que haga Naciones Unidas. Sostuvo que, en términos generales, el país tiene que ser muy cauteloso en sus pronunciamientos en materia de política exterior, pero agregó que eso no quiere decir que actuaciones como la utilización de armas químicas por cualquier sector en el mundo, no sea deplorado o criticado.

Del Ministerio de Relaciones Exteriores se informó que la posición del Gobierno panameño en torno al conflicto en Siria se basó en un análisis de la situación que se registra en ese país desde el pasado 21 de agosto.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES