Está navegando en la edición del Martes 27 de Noviembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

James Sutherland. 70 años entre el fuego.

El decano de los bomberos

Jocoso, esmerado a tiempo completo y con solo 10 años en planilla, este personaje además toca el bombo, la caja, el saxofón y el clarinete.

PEDRO RODRÍGUEZ SANJUR
CHANGUINOLA, BOCAS DEL TORO
nacionales@prensa.com

27/11/2012 - La vida del bocatoreño James Sutherland la ha pasado, literalmente, apagando fuegos.

Con 86 años a cuestas, 71 de ellos los ha dedicado a servir en el Cuerpo de Bomberos de Panamá, siendo hoy día reconocido por sus colegas como el bombero más antiguo de Centroamérica y Estados Unidos.

Sutherland nació el 19 de mayo de 1926 en el corregimiento de Guabito, provincia de Bocas del Toro, donde un 14 de octubre de 1941 ingresó como aprendiz a los bomberos cuando apenas contaba con 15 años de edad.

De sus 71 años en la institución, 60 fueron como voluntario y solo 10 en planilla. Allí ha desempeñado todos los cargos, hasta llegar a ser comandante.

“Ingresé a los bomberos porque me gustaba la disciplina y la preparación que se les impartía a los aspirantes. Como también me gustaba la música, inmediatamente ingresé a la banda de música de la institución, donde logré aprender a tocar el bombo, la caja, la flauta, el saxofón alto y actualmente toco el saxofón tenor”, dice emocionado.

Y así lo recuerda el bombero Denis Rubides, quien llegó a verlo tocando el saxofón “como un niño” con juguete nuevo, hasta entrada la noche.

Pese a ello, dice, al día siguiente Sutherland estaba como si nada participando del desfile que tenían programado.

“Es que cuando se trata de los bomberos, él no pone reparos”, aseguró Rubides. Agrega que aunque oficialmente está retirado, Sutherland es el bombero activo más viejo del continente.

Jocoso, buena gente, así lo describen quienes lo conocen.

De sus anécdotas, Rubiles recuerda una vez que fueron a la ciudad de Santiago de Veraguas, donde al ofrecerle un mango, cortésmente dijo que él lo que comía era banano, banano de Changuinola, y no mango veragüense.

El bombero más longevo de la región se enorgullece de su amor por el saxofón tenor, si bien comenta que sabe tocar clarinete y flauta.

“Yo no sabía tocar clarinete, pero una vez me dieron dos meses para hacer sonar ese instrumento, y en ese tiempo tuve que hacerlo”, dice mientras ríe con satisfacción.

ESFUERZO

Bieka, como popularmente le conocen sus amigos, tuvo que trabajar desde muy temprana edad para ayudar a su madre y a su familia.

Su primer trabajo fue de panadero, pero logró estudiar hasta segundo año en el colegio de La Salle, en la ciudad capital, bajo la tutela del comandante de los bomberos en ese entonces, Guillermo Selles.

Su inquietud lo llevó a tomar un curso por correspondencia de técnico dental, siendo uno de los primeros en esa disciplina en Bocas del Toro. Además, trabajó como aceitero en los barcos que recalaban en el puerto de Almirante.

Esfuerzo, dedicación y trabajo

La actual estación 1 de los bomberos de Changuinola, provincia de Bocas del Toro, lleva el nombre de James Sutherland, en reconocimiento al esfuerzo y a la dedicación de quien ha entregado parte de su vida a esta institución.

Su interés por salvar vidas está muy ligado al amor que tiene por la música. Recuerda que cuando en 1960 se trasladó de Guabito a la comunidad de Almirante a laborar en la empresa Chiriquí Land Company, ayudó a formar la banda de cornetas y tambores, así como a instruir a los bomberos bajo el mando del capitán Federico Collins. Al integrarse al cuerpo de bomberos, en 1971, también ayudó a formar la banda de música de los camisas roja de Changuinola, y hasta el momento ha recibido más de 38 certificados de distintos cursos bomberiles que ha tomado para perfeccionarse.


MI OPINION
Hace 1 ao

Vocacion y amor por lo que haces!

beletal
Hace 1 ao

estas son las cosas que muchas veces pasamos por alto, digno de imitar.

a50pma
Hace 1 ao

Eso es hacer patria. Dios lo bendiga.
Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES