Está navegando en la edición del Domingo 1 de Septiembre del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Panorama

[ KNOCKOUT ]: MENALCO SOLÍS

[ KNOCKOUT ]: Endara me decía que para bajar a Martinelli tendría que correr sangre

FLOR MIZRACHI ANGEL
flor@prensa.com
LA PRENSA/Luis García.

01/09/2013 - Menalco Solís es cortantemente franco: habla con la tranquilidad y propiedad de un hombre de 75 años y un sinfín de historias.

Ricardo Martinelli ha sido ejemplar en...

Mentir y exagerar. Sin inmutarse y fríamente dice lo que sabe que no es verdad.

¿En qué ha metido la pata más profundamente?

En ser maleducado, agrio, ácido. Se especializa en meter la pata, como él dijo que podía hacer su gobierno.

¿Y meten las manos?

Con costos tan altos de todo no hay otra explicación, salvo prueba en contrario, que nunca han explicado.

¿Todo gobierno roba?

Es general, pero ahora hay más plata y oportunidades porque no hay controles.

¿Y la Contraloría?

¿Qué podemos esperar de una mentalidad subalterna?

Sergio González Ruiz en tres palabras.

Pobrecito. No es nadie.

José Domingo Arias.

Ambicioso, desubicado, ambicioso. Pero sería una tragedia para Panamá que Martinelli lo reemplazara.

Juan C. Navarro.

Organizado, no carismático, ambicioso.

La campaña será...

Cruenta, inmunda, costosísima. Los conflictos dejarán a Bocas, Colón y San Félix como chicha de piña.

¿Martinelli entregará el poder así de fácil?

No. Guillermo Endara me decía que para bajarlo tendría que correr sangre.

¿Qué más le decía él?

Que era peor que una dictadura porque la plata mandaría para ganar, gobernar y perpetuarse.

Cuando salga, ¿qué va a ser de Martinelli?

Si gana su partido, seguirá haciendo grandes negocios. Si no, criticará acremente al gobierno y lo acusará de lo mismo que hoy hace él.

Si hoy Martinelli corriera de vuelta, ¿cuánto del 60% volvería a apoyarlo?

En elecciones libres y puras, sin compra de votos, ni la mitad. Esa mayoría que votó por él lo quiere ver fuera.

¿Y sí cree que habrá elecciones limpias?

Se va a tratar de embarrar el proceso, pero el conteo de votos será correcto.

Usted fue jefe de campaña de Endara. ¿Quién manejaría bien la campaña de Martinelli, si se lanzara?

No hay ese bicho. Él no hace caso... Caballo desbocado.

¿Cuánto cuesta una campaña presidencial?

Antes, $10 millones. Ahora, no menos de 20.

¿En qué le molesta que se vayan sus impuestos?

En derroche y coimas.

Los tres funcionarios más ambiciosos.

José Raúl Mulino, Salo Shamah y la Giselle Burillo.

Los tres con los que duerme tranquilo.

El único que no me da pesadillas es Ricky Fábrega.

¿Las cuñas oficiales son de interés ciudadano?

Ninguna. El gobierno no informa, busca venderse.

¿Los panameños se inscriben en partidos por convicción o conveniencia?

En oficialistas, por conveniencia. En oposición, por protesta. Convicción no hay.

Usted dirigió Ingresos. ¿Luis Cucalón trabaja por el país o para el jefe?

Para el jefe. Mismo estilo. Apasionado y prejuiciado.

Deuda pública. ¿Justa o exagerada?

Más allá de toda prudencia que tú, yo y nuestros nietos van a tener que pagar.

¿Hay narcopolítica o eso es cuento de Mulino?

Desde hace años. Que no le quepa duda a nadie.

Ahora el Partido Revolucionario Democrático defiende la democracia. Irónico, ¿no?

Que intenten rehabilitarse... Pasará mucho tiempo.

¿A usted lo pinchan?

Espero que no. Pero siempre le mando saludos...

¿Usted habla con él?

Una vez en la vida, en el entierro de Endara. Me dijo: “admiro tu sentido de lealtad”.

El gobierno dice que cualquiera puede pinchar. Usted dirigió el Consejo de Seguridad. ¿Es cierto?

Rudimentariamente. Como hemos visto, tan organizado, solo el gobierno.

Usted también fue señalado por espiar llamadas.

Jamás me atreví a hacerlo sin justificación. No me gustaba el bochinche.

¿A quién le queda más de la dictadura, a Gustavo Pérez o a Alejandro Moncada?

A Moncada le queda lo obediente. A Pérez, lo altanero.

¿Apoya a su hijo o a Juan C. Varela, el candidato de su esposa, Mireya Lasso?

En boca cerrada no entran moscas. Sangre es sangre.

Por cierto, Lasso está corriendo contra Beby Valderrama, el mimado de Varela. Está dura esa, ¿no?

Que gane el mejor.

¿Qué le falta a su hijo y qué tiene que no tiene usted?

Una sana dosis de malicia. Pero admiro su arrojo.

¿Lo pasea en moto?

No, ni de relajo me monto yo con ese loco.

¿Y a Varela qué le falta y qué le sobra?

Le falta energía. Le sobra paciencia.

Si los independientes son idealistas, ¿su hijo tiene o no tiene chances?

No sé, uno no sabe. Ojalá.

¿Cómo están sus relaciones con Ana Mae Díaz?

Inexistentes. Está más pegada a Martinelli de lo que Endara hubiera querido.

¿Cómo Arnulfo Arias O. es nieto de Arnulfo Arias si él no tenía hijos?

Eso es leyenda. Él es hijo de un sobrino de Arnulfo.

¿No ha querido volver a vender frutas a la Interamericana, como lo hizo en la dictadura porque no tenía qué hacer en Panamá?

Muchas veces. Es una vida libre de tensiones. Me tensiona el rumbo del país.

¿Cómo es que usted nunca fue a primaria?

Mi mamá fue mi maestra y yo su único alumno.

Sus dos grandes amigos, padrinos de sus hijos, fueron Nicky Barletta y Endara. ¿No le dejaron el gusanito de ser presidente?

Jamás, me gusta estar detrás de la cortina. Y la vida de ellos fue caótica.

¿Cómo se lleva con su exsocio Hernán Delgado?

No existe para mí.

¿Quién más no existe?

Mayín Correa, tu némesis. Odia a mi hijo Gerardo y pese a haber sido muy duro con él las ofensas a él son el doble de ofensas a mí.

¿Cuál fue la mejor ´maldad´ que le hizo a él?

Siendo yo ministro le dieron un trabajo en otra entidad con un sueldo alto. Yo pedí que le dieran el más bajo posible para que aprendiera a empezar desde abajo.

Cuéntenos: ¿Por qué se peleó con Noriega?

No me peleé. Me botó del Gabinete porque exigí que en Tocumen los aduaneros y no los militares decidieran sobre las cortesías de puerto.

¿Está satisfecho con cómo está pagando su error?

El peor castigo es la vida aparte y con precaria salud.

PERFIL

Estudió Ciencias Políticas en Fordham y Derecho en Tulane y en Harvard. Fue director de Ingresos (1965- 67), ministro de Planificación (1982-84), de Hacienda (1984-85), jefe del Consejo de Seguridad (1990-94), asesor de la Autoridad de la Región Interoceánica (1995-99), jefe de campaña de Guillermo Endara (2004 y 2009). En medio, se dedicó a la práctica privada.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES