Está navegando en la edición del Lunes 27 de Febrero del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

¿Espiar o no a los hijos?

El creciente mercado de dispositivos, encaminados a la vigilancia de los hijos, hace a los padres preguntarse si deben o no investigar más la intimidad de estos.

ap. NUEVA YORK, EU

27/02/2012 - En el siglo XXI en Estados Unidos, la paternidad y la paranoia a menudo andan juntas. Para algunos, el hermoso acontecimiento del nacimiento de un bebé es seguido por vigilancia de alta tecnología con un sistema de monitoreo que sigue los ritmos respiratorios del infante y envía imágenes infrarrojas desde su cuarto.

El paso siguiente podría ser una cámara oculta para vigilar a la niñera.

Los niños en edad escolar pueden ser equipados con GPS para ofrecer a los padres sus ubicaciones en caso de problemas.

Para lidiar con las incertidumbres de la adolescencia, algunos padres adquieren spyware para monitorear a sus hijos en la internet y en sus celulares.

Otros realizan análisis de drogas en casa.

Todo eso junto representa una industria multimillonaria que trata de capitalizar los temores de los padres, agravados por la publicidad de algunos secuestros y los peligros que acechan en la internet.

“Existe una nueva serie de retos para los padres, y toda una serie de herramientas nuevas para ayudarles en su tarea”, dijo David Walsh, un psicólogo de niños en Minneapolis. “Por otra parte, tenemos industrias muy poderosas que crean esos productos y desean vender todo lo posible, así que tratan de convencer a los padres de que los necesitan”. A algunos padres es fácil convencerlos.

Promover la vigilancia activa es el objetivo de Mary Kozakiewicz, de Pittsburgh, cuya hija Alicia fue secuestrada en 2002 a la edad de 13 años por un hombre al que había conocido en la internet. El hombre la encadenó, la golpeó y la violó, antes de que fuese rescatada cuatro días más tarde. En años recientes, madre e hija han hecho campaña para llamar la atención sobre los peligros en la internet. “No se trata de privacidad, se trata de mantenerles a salvo”, dijo.

Al otro lado del espectro están padres como Lenore Skenazy, madre de dos adolescentes en la ciudad de Nueva York, que escribió un libro sobre cómo criar hijos independientes y prudentes. Skenazy dice que muchas compañías explotan los temores arraigados de los padres sobre la seguridad de sus hijos.

Psicólogos aseguran que los padres preguntan si deben espiar más a sus hijos. “En términos ideales, los padres establecen una buena comunicación y confianza con sus hijos, y no tienen que hacer esas cosas”, dice el psicólogo Neil Bernstein. “El mejor enfoque es mantener un equilibrio: no ser paranoico y ultravigilante, pero tampoco ser desentendido y negligente”, agrega Bernstein.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES