Está navegando en la edición del Miercoles 19 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Vivir +

Los nuevos de la alta costura

Alexis Mabille y Maison Martin Margiela se unen a nombres como Christian Dior, Chanel, Jean Paul Gultier y Givenchy en el grupo de alta costura.

Efe. París, Francia

19/12/2012 - El diseñador francés Alexis Mabille y la Maison Martin Margiela entraron ayer en el exclusivo grupo de creadores de “alta costura”, después de que la Federación Francesa de Costura aceptara concederles esa apelación.

La cámara sindical se reunió la mañana de ayer en el Ministerio de Industria galo y se limitó a citar, en un escueto comunicado, el nombre de esas dos marcas, que se unen a nombres como Christian Dior, Chanel, Jean Paul Gaultier, Givenchy y Giambattista Valli, incluido este último en diciembre del año pasado.

En Francia, dicha calificación es una apelación jurídicamente protegida que responde a un número de criterios específicos, principalmente en lo que respecta a la elaboración a mano del trabajo, a que se trate de piezas únicas a medida o al número de empleados de las respectivas casas.

La Maison Martin Margiela se fundó en París en 1988, y se define a sí misma como “iconoclasta, vanguardista y experimental”, que “expresa su creatividad a través del reciclaje, la transformación y la reinterpretación”.

La marca Alexis Mabille nació en 2005 por parte de un “apasionado de la costura”, y en su propia página web dice distinguirse por una filosofía que “mezcla la tradición de la vestimenta con un cierto sex-appeal” y que juega al mismo tiempo con los códigos “de la frivolidad y la elegancia”.

“Estoy loco de contento por haber recibido la apelación de alta costura. Es el reconocimiento de un trabajo que realizo desde hace años de manera creativa y artesanal junto con mis talleres y mi clientela”, indicó Alexis Mabille en un comunicado, tras conocer la decisión de la Federación Francesa de Cultura.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES