Está navegando en la edición del Viernes 3 de Mayo del 2013. Para volver a la versión actual presione aquí.

Cultura

Chanel destapa la esencia artística de su icónico perfume Nº5

REUTERS
La exposición en el Palais de Tokyo de Paris se efectuará hasta el próximo 5 de mayo.

03/05/2013 - PARÍS, Francia (EFE). -El sutil juego de correspondencias que une al icónico perfume Nº5 de Chanel con las obras de arte, fotografías, libros y objetos que inspiraron o rodearon a su creadora dota a esa fragancia de una nueva dimensión que destapa su esencia artística y ensalza su voluntad de intemporalidad.

Esa es la intención de la exposición que el Palais de Tokyo de Paris albergará desde este domingo y hasta el próximo 5 de mayo, una fecha no escogida al azar, porque Gabrielle Chanel (1883-1971) consideraba ese número como la cifra de la buena fortuna.

La columna vertebral del recorrido está compuesta por 110 vitrinas transparentes, que desvelan en su interior el rico universo en el que se movía la diseñadora, desde sus amistades con Guillaume Apollinaire o Pablo Picasso, hasta su fascinación por la reina francesa Catalina de Medici.

"Cuando se habla del Nº5, el arte y la historia del arte jamás están muy alejadas de la idea de Chanel", señaló hoy en conferencia de prensa el comisario de la muestra, Jean-Louis Froment, que deja claro que pocas marcas tienen la suerte de tener "un personaje fundador que ha participado paralelamente a la historia".

La creación en sí de esa fragancia en 1921, firmada por Ernest Beaux después de que esta le pidiera "un perfume de mujer con olor a mujer", es la sublimación del duelo vivido tras la muerte de su amante, un hombre de negocios británico llamado Arthur Capel y conocido como "Boy".

En los casi 12 años en los que se prolongó esa relación la cultivó e hizo de ella una lectora asidua, y tras su muerte "hay un antes y un después", añadió Froment, para quien Chanel "dio forma a sus intuiciones" con ese perfume, que se distinguió de los existentes en tanto que algo "abstracto", realizado con 80 aromas pero sin una nota dominante.

En la doble "C" que pasó a convertirse en el logo de la casa, y que apareció por primera vez en ese frasco de líneas cubistas y aire masculino, los organizadores de la exposición encuentran similitudes no solo con las vidrieras del internado en el que estuvo de joven, sino también con el monograma de la propia monarquía gala.

Las evidencias entre su primer perfume y las tendencias artísticas de su época no siempre son explícitas, pero para la "maison" francesa no hay dudas de que Chanel acabó plasmando en sus creaciones la riqueza, en el sentido inmaterial del término, que sus contactos le proporcionaban.

Conoció Venecia por primera vez de la mano de la pianista Misia y de su marido, el artista catalán José María Sert, y estos la introdujeron en esa ciudad al fundador de Los Ballets Rusos, Serge Diaghilev, gracias al cual personajes como Picasso, Juan Gris, Georges Bracque o Igor Stravinsky acabaron formando parte de su círculo.

La exposición deja constancia de esa cercanía, de los manuscritos que se intercambiaban entre unos y otros, de los cuatro meses en los que, en 1938, Dalí y su esposa, Gala, pasaron en la casa de campo de la diseñadora, y de cómo la mujer imaginada por Chanel también acababa influyendo a esos grandes nombres.

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES