Está navegando en la edición del Viernes 21 de Diciembre del 2012. Para volver a la versión actual presione aquí.

Economía

Obama: Sigue presión para evitar alza tributaria

APCarolyn Kaste
El presidente Barack Obama.

21/12/2012 - WASHINGTON, Estados Unidos. (AP).- El presidente Barack Obama afirmó que mantendrá la presión en el Congreso con la esperanza de impedir que se produzca un aumento tributario automático para todos los sectores a partir del 1 de enero.

El jueves por la noche, los líderes de la Cámara de Representantes suspendieron una votación sobre un plan de aumento tributario a quienes ganaran más de un millón de dólares anuales.

La medida "no contaba con suficiente respaldo de parte de nuestros miembros para que fuese aprobada", admitió el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner, en una breve declaración.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que para Obama "la prioridad es garantizar que los impuestos no suban para el 98% de los contribuyentes y 97% de las pequeñas empresas", al citar estadísticas relacionadas con la promesa de campaña del presidente, que iba a aumentar los impuestos a quienes ganen más de 250 mil dólares anuales.

"El presidente trabajará con el Congreso para lograrlo y esperamos poder hallar rápidamente una solución bipartidista que proteja a la clase media y a nuestra economía", destacó Carney.

Sin embargo la declaración no indicó puntualmente si Obama iba a trabajar con Boehner a fin de reanudar las estancadas conversaciones o si iba a recurrir primero al Senado controlado por los demócratas en busca de salvar la situación.

El intento de Boehner de retractarse tácticamente de un antiguo compromiso de mantener los impuestos de la era de Bush para todos los sectores tenía por objeto lograr por lo menos algo de ventaja sobre Obama y los demócratas del Senado en las negociaciones para evitar el llamado "precipicio fiscal".

El drama del jueves fue una derrota personal para Boehner que conserva el respeto y el afecto de los republicanos influenciados por el "tea party", pero algunas veces tiene grandes dificultades para ejercer su liderazgo.

Lo que Boehner calificó de su "Plan B" tenía por objeto evitar el incremento tributario el 1 de enero para todos los contribuyentes.

Pero también tiene cláusulas que hubieran permitido que se le suban las tasas a aquéllos con mayores ingresos, en violación del predominante compromiso entre los republicanos que ha provocado oposición dentro del partido.

 

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

EDICIONES ANTERIORES